Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘desarrollo directivo’


¡Buenos días!

En esta ocasión quiero compartir con vosotros el estudio anual 2.012 de cambios y oportunidades en materia de Desarrollo Directivo que ha elaborado American Management Association (AMA) y que podéis leer en:

http://www.amanet.org/pdf/developing-successful-global-leaders.pdf

 

Los principales hallazgos del estudio son:

  •      La mayoría de las empresas siguen sin desarrollar a los líderes mundiales, al no saber identificar la relación que existe entre los programas de desarrollo directivo y el rendimiento del negocio. Con todo, el 63,1% de las empresas de Alto Rendimiento, en la actualidad, están desarrollando programas de desarrollo directivo, frente al 44,2% de las empresas de Bajo Rendimiento.

  •      Mientras que la recesión ha cobrado un alto precio en la capacidad de las empresas para introducir nuevos programas de desarrollo directivo a nivel mundial, hay indicios de un resurgimiento durante el 2.012, especialmente por parte de las empresas de Bajo Rendimiento.

  •      Los programas de desarrollo directivo son cada vez más eficaces con respecto a sus objetivos, incluidas las organizaciones de Bajo Rendimiento. Con todo, el gap entre las empresas de Alto Rendimiento y Bajo Rendimiento, en relación a la efectividad de los programas, se sigue manteniendo constante

  • La competencias principales sobre las que se articulan los programas de desarrollo directivo durante 2.012 son, por el siguiente orden de prioridad:

  1. Gestión del cambio.

  2. Pensamiento crítico y resolución de problemas.

  3. Habilidades para influir y construir relaciones.

  4. Desarrollo estratégico.

  5. Ejecución de estrategias globales.

  •      Las empresas de Alto Rendimiento han focalizado su esfuerzo formativo en habilidades de:

  1. Influencia personal.

  2. Construcción de coaliciones o gestión de aliados.

  •      Las empresas de Alto Rendimiento no sólo utilizan más métricas para evaluar los programas de desarrollo directivo, si no que, además, utilizan una amplia variedad de indicadores de evolución o progreso profesional. En este punto, llama la atención tres medidas o sistemas de evaluación del progreso profesional directivo que apenas utilizan las empresas de Bajo Rendimiento versus Alto Rendimiento:

  1. Revisiones formales del desempeño antes y después de completar el programa de desarrollo directivo (38 puntos porcentuales de diferencia entre las empresas de Alto y Bajo Rendimiento):

  2. Focus Group con los participantes en los programas (36 puntos porcentuales de diferencia).

  3. Encuestas realizadas con el equipo directivo acerca del valor percibido del programa (20 puntos porcentuales de diferencia).

  •      La revisiones formales del rendimiento son cada vez menos populares como método para evaluar la eficacia de los programas de desarrollo directivo. Las compañías de Bajo Rendimiento parecen estar abandonando por completo este método.

  •      El contenido de los programas de desarrollo directivo se infieren de una variedad de fuentes estratégicas y valores corporativos.  Sin embargo, mientras los valores corporativos siguen siendo importantes, lo son menos que las fuentes estratégicas a largo plazo y la perspectiva de los equipos de managers seniors.

  •      La implicación de los equipos directivos en los programas de desarrollo directivo está disminuyendo.

  •      El uso de proveedores externos o expertos en la materia sigue aumentando.

  •      Existe un personalización de los programas por regiones o países. La empresas de Alto Rendimiento tienen a alejarse, de manera significativa, de un modelo de talla única.

  •      Las competencias lingüísticas son cada vez más importantes para los líderes globales, muy especialmente en las empresas de Alto Rendimiento.

  •      Las top five competencias requeridas en los 10 próximos años (en función del gap entre la importancia versus destreza) son, por este orden:

  1. Gestión de equipos virtuales.

  2. Agilidad gestora.

  3. Gestión intercultural de los empleados.

  4. Gestión de organizaciones matriciales.

  5. Gestión de la innovación en un entorno multicultural.

 

Nota  Técnica: AMA es la organización líder, a nivel mundial, en el desarrollo profesional y del rendimiento directivo mediante soluciones formativas. El estudio se ha realizado recogiendo las perspectivas y opiniones de más de 1.000 participantes de todo el mundo. Define AMA Desarrollo del Liderazgo Global como las actividades que ayudan a los líderes a desarrollar un set de competencias que son críticas para el éxito de los negocios en organizaciones que compiten en el mercado global (versus mercado nacional o doméstico).

 

A la luz del estudio de AMA y la importancia estratégica de los programa de desarrollo directivo, especialmente para aquellas empresas que tienen por misión convertirse en referentes de su sector; y con la finalidad de que podáis chequear el Estilo Directivo de vuestra organización e identificar las necesidades formativas concretas y enfoque de los programas de desarrollo directivo que requerís, os invito a realizar  un Cuestionario elaborado por Dave Ulrich y Wendy Ulrich en su última publicación (2.011), a propósito de la calidad directiva, que espero os sea de verdadera utilidad.

 

Por otra parte, teniendo en cuentas las competencias y habilidades que AMA señala en su encuesta, y sobre las que se están construyendo los programas de desarrollo directivo a nivel mundial, el  Seminario Abierto  que impartiremos sobre  Gestión de Conflictos, en Gijón,  los días 25, 26 y 27 de junio de 16:00h. a 20:00h. es un oportunidad estupenda que os recomiendo, y debéis aprovechar vosotros y vuestros managers y directivos.

 

Durante el seminario descubriremos cinco modos diferentes de gestionar el conflicto y bajo qué situaciones empresariales y/o de mercado hay que utilizar uno u otro. Todo ello, desde un enfoque eminentemente práctico, utilizando herramientas (cuestionario de Thomas-Killmann), y estudio de casos que nos ayudarán a aprehender las habilidades en un entorno afable y distendido, generando un alto impacto en los asistentes.

 

Para obtener de más información sobre el  Seminario, enviarme un correo electrónico a: lmhaba@itandpeople.com

¡Os deseo un estupendo fin de semana!

Luis M. La Haba Panadero

609.22.93.68

Anuncios

Read Full Post »


Buenas días,

En esta ocasión quiero compartir con vosotros una reflexión de Josh Kaufman, recogida en su libro  The personal MBA, 2.011, editorial Conecta, página 196:

<<Piense en una compañía como Apple: no existe ninguna otra compañía en el mundo de las tecnologías menos centrada en mantenerse a la altura de lo que las demás empresas están ofreciendo. Al contrario, Apple se centra en construir algo completamente nuevo y excepcional, y luego en perfeccionarlo en la medida de lo posible.

La competencia de Apple, por otro lado, parece trabada en una lucha inacabable para darle alcance. Después de que Apple lanzara el iPhone, en 2.007, BlackBerry quiso andarle a la greña creando el Storm, que reproducía muchas de sus características. Sin embargo, antes del lanzamiento del Storm, el iPhone ya había superado varios ciclos de repetición y a BlackBerry le resultó muy difícil competir. Hasta la fecha, Apple ha vendido más de 50 millones de iPhone en todo el mundo.

Siguiendo la misma tónica, en lugar de intentar competir directamente con fabricantes de productos portátiles como Asus, HP y Dell en la categoría de los netbook, Apple evitó el mercado durante años. Hasta que lanzó el iPad en 2.010, una oferta que redefinió el mercado, porque no competía directamente con los netbooks que ya existían intentando imitar sus características. Durante los dos primeros meses de existencia del producto, la empresa vendió más de 2 millones de unidades. Al elegir innovar en lugar de competir, Apple se hizo con una cuota de liderazgo en un mercado muy competitivo.

Cada mejora que realiza en su flujo de valor pone trabas para que sus competidores potenciales no puedan igualarle. Si incrementa su capacidad de crear y entregar un valor con profesionalidad y eficacia, será más difícil para sus competidores vencerlo con sus mismas armas.

Por cada valor que entrega y cliente servido, a la competencia le resulta más difícil reproducir su oferta. No se centre en competir, céntrese en entregar un valor más preciado. Sus competidores ya se ocuparán de sí mismos.>>

Según kaufman, las empresas líderes no son aquellas que deciden emplear sus recursos en hacerse con el pedazo de cuota de mercado más grande, sino aquellas que tienen por misión generar (explorar para explotar) nuevos mercados, todavía vírgenes, y, después, mantenerse como líderes indiscutibles en el mismo, ganando eficiencia operativa, como verdadera ventaja competitiva.

En suma, en el ejemplo de Kaufman, son dos elementos los que entran en juego:

  1. Capacidad para innovar buscando océanos azules, en los que no existe competencia, creando nuevos segmentos de mercado que ninguna otra compañía haya explotado.

  1. Una vez tomada posición, acelerar el proceso de excelencia operativa, mediante la mejora continua y búsqueda de la eficiencia en los procesos de trabajo. De esta forma, el modo de explotación de las operaciones se convierte en ventaja competitiva difícil (o imposible) de imitar.

Es decir, la búsqueda de la excelencia operativa tiene sentido como ventaja competitiva cuando soy líder en el mercado en el que compito, porque a medida que genero más excelencia, las barreras de entrada que tienen que superar mis competidores son más grandes y fuertes. En cambio, si participo en el mercado en segunda o tercera posición, la carrera por la excelencia operativa nunca resultará en ventaja competitiva.

Llegados a este punto, el siguiente paso es identificar los elementos o factores que permiten ganar eficiencia operativa:

  • Factores relacionados con el volumen de producción:

    • Economías de Escala.
    • Grado de utilidad de la capacidad productiva instalada.
    • Economía de aprendizaje.
  • Economías de alcance (integración de actividades para la obtención de sinergias).

  • Diseño del producto/servicio.

  • Diseño del proceso productivo

    • Eficiencia del proceso productivo, al utilizar menor cantidad de algún factor productivo sin utilizar más de cualquier otro.
    • Costes de los factores productivos.
      • Localización.
      • Acceso privilegiado a factores productivos de bajo coste.
      • Configuración de la cadena de valor.
      • Innovación de proceso.
    • Eficiencia directiva.

De todos ellos, me voy a detener en dos, que para los profesionales de recursos humanos resultan de especial relevancia: Economía de Aprendizaje y la Eficiencia Directiva.

  • Curva de Aprendizaje:  hace referencia al aumento de la productividad que se produce a través de la experiencia acumulada. Cuando una empresa lleva más de un periodo produciendo un bien, aprende a producirlo mejor, se hace con el know how del proceso productivo, lo que se traduce en una disminución del coste unitario a medida que aumenta la producción acumulada. Las economías de costes derivadas de la experiencia provienen de aprender haciendo (learning by doing): cuanto más produce una empresa, más aprende a producir de forma eficiente. Por lo tanto, las variables que potencian la evolución de la Curva de Aprendizaje son:

    • Disponer de profesionales que conocen muy bien la organización y los procesos; en suma, tener expertos en los sistemas de trabajo.

    • Saber trabajar en equipo.

    • Desarrollar un sistema social que acelere el aprendizaje colectivo, donde se combina Reflexión (de la experiencia pasada) y Acción (para cambiar la inercia de los acontecimientos). 

  • Eficiencia Directiva: el estilo directivo es una variable determinante en el estado motivacional de los empleados. Los empleados, en función del modo en que son dirigidos, deciden el grado de esfuerzo a realizar en su puesto de trabajo y compromiso con la organización. 

En consecuencia, podemos afirmar que la contribución de la dirección de recursos humanos a la estrategia de las compañías, en su determinación por generar ventajas competitivas, pasa inexorablemente por:

  •     Potenciar la calidad directiva de los managers.

  •     Favorecer la excelencia en la gestión de las operaciones, ajustando el perfil de los profesionales (su madurez profesional) al perfil de los puestos, mediante un plan de capacitación concienzudo y comprometido con los ratios de eficiencia de los procesos. En suma, se trata de arremangarnos y bajar a la arena del día a día, asumiendo riesgos, ¡por supuesto!, e intentando contribuir, con humildad, mucha humildad, a la mejora de los resultados de las operaciones desde nuestra perspectiva, que no es otra que:

    * La gestión de la formación en habilidades técnicas/tecnológicas, organizativas y de trabajo en equipo.

     * La dinamización del aprendizaje colectivo: identificar y documentar el conocimiento tácito para volverlo explícito, y dejarlo disponible al servicio de la organización. 

IT&People pretende convertirse en vuestro aliado en la gestión de la Curva de Aprendizaje de aquellas operaciones core de la compañía orientadas a la explotación de océanos azules y en la Capacitación Directiva de los Managers. En estos lindes, tener por seguro que somos como Apple: si  no lo creéis, ¡probadnos!

 ¿Qué opináis?

¡Os deseo un estupendo fin de semana!

     Luís M. La Haba Panadero

     609.22.93.68

Read Full Post »


Hola!

En esta ocasión, deseo compartir con vosotros algunas reflexiones en torno a  la Gestión del Talento, en el ánimo de, entre todos, ser capaces de dar coto conceptual al cajón de sastre en el que se está convirtiendo esta etiqueta.

En primer lugar, creo que sería recomendable definir el Talento del modo más operativo posible, de forma que nos permita visualizar todos los componentes que incluye.

Para ello, os propongo la siguiente ecuación:

Talento = Saber Hacer (conocimientos, habilidades y destrezas) x Saber Estar (actitudes, expectativas y  motivaciones) x Poder Hacer (grados de libertad de actuación) x Resultados Exitosos.

Es decir, lo que diferencia a una persona talentosa de otra que no lo es, en mi opinión, no es el saber hacer y/o saber estar; es la combinación de estos dos factores en un entorno de autonomía y recursos poder obtener resultados exitosos.

Dicho de otro modo, aunque en ocasiones se pone el acento en las personas, en función de la ecuación del talento definida anteriormente, la gestión del talento dependerá de la interrelación entre dos variables:

  1. La persona y sus capacidades y motivaciones. Es difícil siendo cojo o sin la motivación adecuada conseguir los resultados de Carl Lewis.

  2. Las condiciones laborales y grados de libertad para que las personas puedan poner en juego sus capacidades y motivaciones. Emulando las conclusiones de los experimentos de Seligman a cerca de la indefensión aprendida, el talento no es una característica de las personas, es la respuesta de las personas al entorno de trabajo.

Dicho esto, ¿por qué se habla tanto de talento pero, en cambio, hay pocos éxitos en las organizaciones y cada cierto tiempo se produce una involución, como pudiera estar ocurriendo en la situación actual del mercado?

Quizá porque para gestionar bien el talento es necesario saber medir y gestionar la madurez de los colaboradores, no en sentido psicológico, sino profesional.

Más en concreto, la madurez profesional es el resultado del grado de destreza que tiene la persona en la ejecución de una tarea y la confianza en sí misma o seguridad durante el desempeño de la función.

Por todo ello, bajo mi punto de vista, la clave de la verdadera gestión del talento reside en:

  1. Especificar,  en primer lugar, la función o área de responsabilidad en la cual una persona dispone de talento. Es decir, el talento siempre tiene que estar referido a un área de responsabilidad, no existe el talento en general. En suma, el talento ha de estar referido a una función o proceso de trabajo.

  2. Medir la madurez profesional de la persona en la función o área de responsabilidad.

  3. Ajustar los grados de libertad o autonomía y gestión de recursos a la madurez profesional de la persona.

  4. Dejar hacer.

  5. Dar feedback constante de los progresos alcanzados en la performance de la función o proceso.

En consecuencia, lo habitual es que una persona pueda manifestar un talento de nivel elevado en una función de su puesto, un talento medio en otra tarea, y un déficit en una tercera área de responsabilidad. Realmente, no es usual encontrar profesionales que manifiesten resultados extraordinarios en todas las áreas bajo su responsabilidad.

Bajo este enfoque, para desarrollar satisfactoriamente el talento en las organizaciones, se requieren varios ejes de actuación:

  1. La identificación del Talento Potencial, con el objetivo de evaluar qué capacidades disponen las personas para reducir los tiempos de madurez profesional (aprendizaje y seguridad en mí mismo) en un tarea y poder alcanzar talento en la performance de la misma.

  2. Definir la organización en base a Procesos y Áreas de Responsabilidad, al margen de los puestos en los que se ubican actualmente. Pensemos que los puestos cambian. En cambio, las funcionalidades que configuran los puestos permanecen en el tiempo y pueden mudar de un puesto a otro, o estar incluidas en varios puestos durante un tiempo, para después volver a tener otra organización diferente, y así sucesivamente.

  3. El Estilo de Liderazgo del cuadro de mandos, verdaderos protagonistas en este asunto, pues son ellos quienes evalúan la madurez de  los miembros de su equipo y administran los grados de libertad y recursos que asignan a cada persona.

En suma, podemos disponer de un mapa de procesos organizativo exhaustivo y detallado, de herramientas probadas para la identificación del talento potencial; pero si no disponemos de cuadros de mando adecuadamente formados para evaluar y dar feedback a sus equipos, todo lo anterior será una inversión baldía.

 ¿Qué opináis?

Por otra parte, aprovecho el envío para comentaros que estoy liderando el todavía incipiente Proyecto Empresarial IT&PoepleConsultora Tecnológica de Recursos Humanos(609.22.93.68) que pretende convertirse en vuestro aliado Gestionar el Talento.

Read Full Post »