Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘asertividad’


Buenas tardes,

En esta ocasión quiero compartir con vosotros un historia popular hindú, citada por Carlos G. Vallés, relacionada con el uso de la asertividad y que tiene por título: la cobra amable.

Dice así:

Existía en la India una cobra, conocida por su extremada agresividad, que vivía cerca de un poblado al que tenía sitiado. No pasaba día sin morder a algún indefenso habitante.

Cansados  los ancianos del pueblo, decidieron salir en su busca para darle caza y acabar con ella. Pero la astuta cobra sabía esconderse y no había manera de matarla. Por lo que, finalmente, optaron por visitar a un sabio, para pedirle consejo y apoyo.

Tras varias sesiones de intermediación entre la cobra y los habitantes del poblado, el sabio encontró la solución: un pacto de respeto y no agresión entre las partes.

Y, en efecto, así fue. La cercanía y proximidad entre ambos llegó, hasta tal extremo, que la cobra y las gentes de poblado entablaron una profunda relación de amistad.

Tiempo después, el pasado se fue olvidando y los niños de más corta edad comenzaron a lanzar improperios y otros insultos a la cobra.

Ésta, henchida de rabia y repleta de malos humores por contener su agresividad, por respeto al compromiso adquirido, decidió visitar al sabio.

Éste, tras una larga conversación, le contestó: me parece que no me has entendido. Yo te prohibí matar pero no te prohibí silbar.

En efecto, la falta de asertividad en determinados momentos puede dar lugar a situaciones desafortunadas que, con el tiempo, se van enquistando en nódulos difíciles de deshacer. Al igual que no es recomendable enfadarse con demasiada facilidad, tampoco lo es el no enfadarse nunca.

La asertividad, que es el punto medio entre la sumisión y la agresividad, es una habilidad personal que nos permite expresar directamente los propios sentimientos, opiniones y pensamiento, en el momento oportuno y de la forma adecuada, si negar ni desconsiderar los sentimientos, opiniones y pensamientos de los demás.

Dicho así parece fácil, pero lo cierto es que, en un entorno como el actual, repleto de incertidumbres, cada vez resulta más difícil poner en práctica ésta habilidad. El estudio laboral de Randstad, de marzo de este año, evidencia que:

Los españoles son los europeos con más miedo a perder su trabajo

  • La percepción de incertidumbre sobre el puesto de trabajo aumenta doce puntos desde el verano del año pasado y alcanza su cifra más alta desde 2010

  • Los jóvenes y las mujeres son los menos optimistas con su futuro laboral. Las trabajadoras, con una edad comprendida entre los 25 y los 34 años de edad y con estudios elementales son las más pesimistas

  • Extremeños, castellano-manchegos y aragoneses son los españoles que más miedo tienen a perder su actual empleo

  • Siete de cada diez españoles no buscan otro trabajo y sólo un 19,4% ha cambiado de empleo en los últimos seis meses

  • El Índice de Movilidad Laboral español también desciende ocho puntos en menos de un año y se coloca por debajo de la media de la muestra internacional

Por otra parte, Lamont DuPont, presidente de DuPont, en cierta ocasión formuló el siguiente comentario sobre la incertidumbre, recogido por la periodista Anna P. Youngman del Washington Post (1.938): <<Actualmente, según señala el Sr. Dupont, existe incertidumbre sobre la carga que supondrán en el futuro los impuestos, los costes laborales, las políticas de gasto del gobierno y las restricciones legales que se deben aplicar a la industria, todos ellos elementos que afectan a los resultados de pérdidas y ganancias. Esta incertidumbre y no cualquier otro arraigado antagonismo hacia las políticas del gobierno, es la explicación de la momentánea paralización de la industria. Es el motivo de que algunas personas se planteen si el poder de recuperación de la industria se pondrá en marcha con eficacia  y conseguirá  la recuperación de la actual depresión>>

En suma, la incertidumbre, capaz de paralizar industrias y nuestro ánimo (por falta de asertividad, transformándonos en cobras amables), es un estado de duda permanente sobre las consecuencias de nuestras acciones, impidiendo que tomemos partido por el camino a seguir, temerosos del qué pasará. Por ello, quizá, para romper la quietud, producto de la indefinición que nos rodea, debamos hacer lo mismo que hizo Hernán Cortés en la conquista de Méjico: Quemar las Naves.

De este modo, se acabaron las dudas sobre qué hacer y el camino a seguir.

¿Qué opináis?

Anuncios

Read Full Post »


Hola, en esta ocasión, os adjunto un relato corto relacionado con la resiliencia y asertividad, recogido en el libro La culpa es de la vaca, de los autores Jaime Lopera Gutiérrez y Marta Inés Bernal Trujillo (Editorial Intermedio).

Jaime Lopera Gutiérrez es consultor de desarrollo organizacional, asesor gerencial, profesor universitario y autor de varios libros sobre management. Marta Inés Bernal Trujillo es profesional en ciencias sociales, especializada en gestión estratégica de recursos humanos y entrenadora de grupos.

Zanahorias, Huevos y Café

Una hija se quejaba a su padre acerca de la dureza de la vida.

No sabía cómo seguir adelante y, cansada de luchar, estaba a punto de darse por vencida.

Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

El padre, un reconocido chef, la llevó a la cocina.

Llenó tres ollas con agua y las puso sobre un potente fuego.

Cuando el líquido estaba hirviendo, echó zanahorias en la primera olla, una par de huevos en la segunda, y algunos granos de café en la tercera.

La hija esperó con impaciencia, preguntándose qué estaría haciendo su padre.

A los veinte minutos él apagó el fuego, puso las zanahorias en un recipiente y los huevos en otro, coló el café y lo sirvió en una jarra. Mirando a su hija, le preguntó:

Querida, ¿qué ves?

 Zanahorias, huevos y café, fue la respuesta.

El padre le pidió que tocara las zanahorias: estaban blandas.

Luego le dijo que rompiera un huevo: estaba duro.

Por último, le pidió que probara el café.

Ella sonrió, mientras disfrutaba el rico aroma de la bebida.

Humildemente, la joven pregunto:

¿Qué significa esto, papá?

Estos tres elementos, explicó él, se han enfrentado a la misma adversidad: el agua hirviendo, y cada uno ha reaccionado en forma diferente:

  •  La zanahoria, fuerte y dura, se tornó débil, fácil de deshacer.

  • El líquido del interior del huevo, protegido por una fina y frágil cáscara, después de estar sometido al intenso calor de los fogones de la cocina, se endureció.

  • Los granos de café transformaron el agua, convirtiéndola en la rica bebida que te reconforta y calienta.

¿Quién eres tú?, le preguntó el cocinero a su hija, cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿eres zanahoria, huevo o grano de café?

Tras su lectura, provocadora, recliné mi cabeza sobre el orejero en el que me encontraba, mientras me formulaba la misma pregunta.

A continuación, recordé a Peter Senge y su inmortal La Quinta Disciplina en la Práctica (Editorial Granica), donde explica que la palabra Dominio proviene del latín dominium, que significa propiedad, y ésta de dominus, referida a dueño, señor. De tal modo, que el término Dominio Personal se refiere: ser dueño de uno mismo.

Seguidamente, señala Peter Senge que la práctica del dominio personal supone aprender a mantener una visión personal y una visión clara de la realidad que nos circunda. En su opinión, estos polos (visión personal y realidad) genera lo que el autor denomina Tensión Creativa, orientada a buscar soluciones para reducir el gap entre nuestra visión (expectativas, ilusiones, proyectos, etc. …) y la visión de la realidad (por cruda que ésta sea).

Afirma Peter Senge que las personas que están convencidas de que una visión o resultado es importante, que ven claramente que deben cambiar su vida para alcanzar ese resultado, y que se comprometen con ese resultado a pesar de todo, sienten una compulsión, energía y entusiasmo sostenido que termina generando resultados tangibles.

En suma, mi lectura, muy personal, es que la solución a los problemas que nos rodean y aprietan está en nuestras manos.

¿Qué opináis?

¡Os deseo un estupendo fin de semana!

Read Full Post »