Feeds:
Entradas
Comentarios

Hola,

el viernes 6 de marzo a las 6 de la tarde presentaré EFECTO TORRIJA. La cara oculta del coaching en MADRID.  La dirección es Ros de Olano, 5. Hay un rótulo gigante afuera que pone Capitán Letras.

La presentación será guiada por Alejandra Toloza y promete ser desenfadada, pizpireta e informal, por lo que podéis asistir con los atuendos que os resulten más cómodos. Se trata de pasar un rato agradable, donde podamos compartir experiencias y disfrutar de la compañía por el mero hecho de estar juntos. No esperéis un evento grandilocuente ni excesivamente precocinado. Todo lo contrario.

Me gustará mucho veros a todas y todos allí. Será un buen momento para ponernos cara y voz, y estrechar vínculos. En una sociedad donde prima la rapidez y la brevedad, queremos hacer lo contrario: tomarnos nuestro tiempo para charlar sin prisas. Por eso os invito, encarecidamente, a que hagáis todas las preguntas que consideréis, las pertinentes y también las impertinentes. Todas han de tener su espacio.

¡No me falléis!

Muchas GRACIAS por adelantado.


Hola,

a continuación, os dejo el enlace a mylibreto donde aparece una nueva sinopsis del Efecto Torrija. La cara oculta del coaching, así como algunas críticas y comentarios sobre la obra, en el ánimo de que os resulte interesante y os invite a su lectura.

https://www.mylibreto.com/libros/es_efecto-torrija-la-cara-oculta-del-coaching-luis-m-la-haba-editorial-adarve-coaching.html

Confío que sea de vuestro agrado.

Por último, permitidme que me atreva a invitaros a escribir vuestros comentarios sobre la novela en mylibreto. Todos los comentarios, los buenos y los no tan buenos, serán bien recibidos.

Muchas Gracias por adelantado

 


Comparto con vosotros que la obra EFECTO TORRIJA. La cara oculta del coaching aparece recomendada en la página web:

https://losmejores.top/libros-de-coaching/

como uno de los ocho mejores libros sobre coaching.

Deciros que ha sido una muy grata sorpresa, totalmente inesperada, que agradezco públicamente al profesional que haya realizado esta recomendación.

La página web losmejores.top se define como una organización cuya misión es:

Ofrecer información fiable, objetiva y de calidad para facilitar la toma de decisiones a la hora de comprar productos de cualquier tipo.

Ofrecemos comparativas y análisis de características de artículos de terceros pertenecientes a una muy amplia gama de categorías diferentes: desde robots de cocina hasta móviles, pasando por muchos otros tipos de productos como las tiendas de campaña o las tablets.

Cada persona de nuestro equipo de editores está especializada en un rango de categorías definido, lo cual permite un mayor grado de especialización en un tipo de producto concreto, logrando así análisis más profesionales y más cercanos a la realidad. Investigan una gran base de datos de productos y evalúan el mercado para elegir siempre las mejores opciones.

La plantilla ha sido desarrollada a medida para este proyecto para nuestro partner tecnológico agencia Seo Valencia, expertos en posicionamiento web y desarrollo de portales. Este desarrollo nos permite mostrar la información de nuestras comparativas de forma clara y ordenada, y mantener nuestros análisis actualizados y al día.

A la hora de realizar nuestra opiniones, nos ponemos en la piel del comprador y nos centramos siempre en las necesidades de este a la hora de crear contenido imparcial y exhaustivo, por lo que seguro encontrarás ventajas claras en la mayoría de productos que seleccionamos. Estamos comprometidos con una forma de trabajo trasparente y clara a la hora de asesorar y crear el contenido de esta página, seguro que lo podrás notar en cuando leas una de nuestras opiniones y análisis.

 

 


Ayer, sábado 14 de diciembre, tuvo lugar la presentación de la obra EFECTO TORRIJA. La cara oculta del coaching en la LIBRERÍA LA BUENA LETRA en la Calle Casimiro Velasco, 12 – Gijón.

GRACIAS a Maribel Lugilde por hacer de excelente maestra de ceremonias, a Rafa, el propietario de la librería por ofrecernos amablemente su establecimiento para realizar la presentación, y a todos los asistentes por su asistencia, interés y afecto.

A todos, GRACIAS.

Un poquito de mí


Hola,

para aquellas y aquellos que quieran saber un poquito más de mí, os dejo este link de una entrevista en Editorial Adarve sobre la obra Efecto Torrija:

https://editorialadarveblog.blogspot.com/2019/12/adarve-luis-m-la-haba-efecto-torrija.html

¡ GRACIAS !


Hola a todas y todos,

me complace deciros que después de un montón de tiempo y avatares, entre miedos y otros temores, voy a publicar una obra de título: EFECTO TORRIJA. La cara oculta del coaching.

El libro sale a la venta la semana próxima: el 10 de diciembre.

Realizaré la presentación de la obra el sábado 14 de diciembre a las 18:00h. en la Librería LA BUENA LETRA, situada en la calle Casimiro Velasco, 12, Bajo, en Gijón. Estáis todas y todos invitados.

Es una novela que pretende analizar el coaching desde otra perspectiva diferente al estatus quo actual, de un modo irónico y explorando las consecuencias negativas y subterfugios (conflicto de intereses) que puede esconder tras de sí.

Comencé la redacción de este manuscrito en el año 2004 y lo finalicé en el año 2007. Ese primer escrito lo compartí con diferentes profesionales de mi entorno. Como consecuencia de su feedback, acometí una profunda revisión del documento que finalicé en el año 2012. En el año 2012 volví a realizar el mismo ejercicio y lo compartí con profesionales del mundo de las letras. Fruto de sus opiniones y consejos, abordé una segunda revisión, dando lugar a la obra que finalmente ha visto la luz. En suma, han sido 15 años leyendo y releyendo, poniendo y quitando párrafos, ajustando la descripción psicológica de los personajes, revisando y corrigiendo expresiones y giros. Un trabajo de titan que ha llegado a su fin.

La historia versa sobre Cristóbal Acuña, ejecutivo de pro, que sin embargo se deja embaucar por un “charlatán”, disfrazado de intelectual y coach (aunque en la novela se refiere al “charlatán” como entrenador personal, porque en la década en la que se ambiente – finales de los ochenta, inicios de los noventa -, todavía no estaba de moda el término coach), que es capaz de aguantar cualquier humillación (llegando a extremos de puro masoquismo), con tal de alcanzar su meta, perdiendo la esencia de lo que era y convirtiéndose en lo que el coach quiere que llegue a ser, una marioneta en sus manos.

Aunque Cristóbal Acuña, en un principio, aparece descrito como un hombre de acción, agresivo y narcisista, luego se va revelando como un personaje frustrado, atormentado e inseguro, que desea agradar a quien sea, hasta el punto de verse embarcado en una “odisea”, perdiendo cualquier perspectiva que tuviera en mente, dejándose maltratar tanto psicológica como físicamente, abocado desde el principio al más estrepitoso fracaso, a una tragedia que por absurda, resulta hilarante.

Francisco Torralbo, el coach, es un maniqueísta funcional que utiliza el coach para beneficio propio y con una característica que da pie al nombre de la novela: produce el llamado “efecto torrija”; porque, efectivamente, su discurso es, casi siempre, una verdadera torrija, por no decir un pestiño. Es su excesiva verborrea, su retórica cargada de citas y datos, lo que hace que el personaje destile un aura plúmbea y pestilente. En definitiva, un Darth Vader ilustrado, que en lugar de espada laser utiliza su pérfida lengua, nociva desde la primera palabra. Un personaje oscuro al que teme el mismísimo Satanás.

La novela está ambientada en la villa de Ribadesella, Asturias, población cercada por verdes montañas, playas maravillosas y acantilados, recogiendo aspectos de la cultura, vida y costumbres populares. Uno de los puntos neurálgicos de la villa se encuentra en las inmediaciones de La Plaza Nueva y la Plaza de la Iglesia, un espacio muy concurrido en verano donde se ubica la confitería La Veguina, a la que se hace mención en la novela. No obstante, la obra centra su acción en el espectacular barrio residencial del Arenal, impulsado por la Marquesa de Argüelles y trazado por Darío de Regoyos Molenillo a principios del siglo XX, donde se hayan Casonas, Palacios y Palacetes de Indianos de estilo colonial y bellamente ornamentados, alineados con el paseo marítimo. En definitiva, un entorno muy especial para dar cobijo a una historia que espero os parezca interesante y podáis disfrutar con su lectura.

Os doy a todas y todos las GRACIAS por adelantado, decidáis o no leerla.

Cubierta Torrija

 


Convencionalmente, en la periodificación de la historia universal, la tercera época de la histórica se denomina Edad Moderna, que comprende desde el siglo XV hasta 1789 para algunos historiadores, coincidiendo con la toma de la Bastilla, iniciando la tan manida Revolución Francesa, o hasta 1776 para otros, momento en el que se declaró la independencia de lo Estados Unidos (por aquel entonces, trece) del yugo de la Corona Británica, y, para mí, hasta 1808 (más exactamente, hasta el 2 de mayo de 1808), glorioso día en el que Madrid se levantó ante las fuerzas napoleónicas frente al Palacio Real en defensa del infante Francisco de Paula.

Con independencia del referente que tomemos para finalizar este periodo de la historia, el hecho cierto es que todos los autores coinciden en señalar como denominadores comunes a este periodo:

  1. Los grandes descubrimientos, donde portugueses, españoles y británicos, emulando a los primeros grandes navegantes: el pueblo fenicio (tildados como los grandes mercaderes de la antigüedad), cartografiaron no el mediterráneo (eso ya lo habían hecho los fenicios), sino el mismísimo mundo, con idéntico objetivo que el perseguido por la sociedad fenicia, acceder a las riquezas de otras tierras, por lejanas que fueran, para mantener viva la llama del comercio, una de las bases del mercantilismo europeo. Ello facilitó que se hallaran nuevos mundos: América primero, Australia después. Estos hitos, en absoluto, son baladí, antes al contrario. Sin miedo a ruborizarnos, podemos afirmar que ahí tiene lugar el primer pistoletazo de salida o nacimiento del tan vilipendiado fenómeno de la globalización. No en vano, los autores Ruggiero Romano y Alberto Tenenti (en su obra Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía, Renacimiento, Reforma; publicada en España en 1971), afirman que, con los grandes descubrimientos, se produce La primera unidad del mundo. Como ejemplo de sus tesis, los autores recurren a la imagen de la nueva Bolsa de Amberes, en 1531, donde una inscripción advertía: para uso de los hombres de negocios de cualquier nación y lengua. En este mismo sentido, primero Fernand Braudel e Immanuel Wallerstein después (en su obra, compuesta por tres volúmenes, The modern world-system), defienden que en la Edad Moderna tiene lugar la Primera Economía – Mundo como consecuencia del proceso gradual de expansión geográfica del eurocentrismo, dando lugar a la red mundial, o sistema de intercambio económico que existe en la actualidad (en suma, que de aquellos polvos vienen estos lodos). Con respecto a las opiniones de Immanuel Maurice Wallerstein, permítame el lector un apunte relevante: su concepción histórica del devenir del mundo no es una teoría, sino un sistema de análisis (versus dogma) de los cambios sociales a través de la historia económica. Dicho de otro modo: sobre cómo se genera la riqueza y se distribuye posteriormente a través de la historia.
  2. Desarrollo de los valores modernización, progreso, comunicación, razón, ciencia …,  todo ellos pilares sobre los que se asienta la edad posterior: nuestra edad, la Edad Contemporánea. Valores que son tomados de la Grecia y Roma Clásica, referentes culturales que todavía hoy nos alumbran con su inequívoca luz y regio conocimiento. Llegados a este punto, no puedo olvidarme (pues sería un crueldad imperdonable por mi parte) del Maestro Hegel y la estructura dialéctica que propone para explicar los porqués del devenir histórico: tesis, antítesis y síntesis. ¿Ya se ha dado cuenta? ¿Si? Pues claro que sí: en la Edad Antigua tiene lugar la Tesis, en el Medioevo se produce la Antítesis, y en la Edad Moderna se integran los postulados encontrados (de los dos periodos históricos anteriores) mediante la segregación de las fuentes de poder y su justificación (separación de la religión del poder político, ruptura del poder político en poder ejecutivo, legislativo y judicial, poder económico con vida propia, …), dando lugar a la Síntesis.
  3. El humanismo. Durante la Edad Media se consideraba la vida como un auténtico valle de lágrimas, océanos más bien, puesto que la tediosa vida terrenal tan sólo era un lugar de tránsito (rápido, a tenor de la esperanza de vida: a duras penas se llegaba a los 50 años) con destino a la gloria eterna. En la Edad Moderna se produce un giro copernicano, ubicando al hombre en el centro de la existencia (antropocentrismo) y acentuando el objetivo de vivir plenamente la felicidad terrenal.
  4. Incremento paulatino de la población mundial. Hasta la Edad Moderna el tamaño de la población se encontraba estanca, con altibajos periódicos, dependiendo de las catástrofes naturales, epidemias, malas cosechas, guerras, y otros males. Es precisamente con el inicio de la Edad Moderna cuando comienza una clara tendencia al aumento sistemático de la población, llegando a los 600 millones de personas en el año 1600.
  5. Secesión del poder político y filosofía de los preceptos religiosos. Al desprenderse el Poder Político de los fundamentos religiosos de su poder (de la mano del Derecho Natural), renegando de las Sagradas Escrituras como única fuente de autoridad, se inicia un proceso de osmosis al resto de las disciplinas científicas y filosóficas. La gnoseología (la ciencia del conocimiento) y la razón alcanzan supremacía clara sobre la espiritualidad. Todo ello desemboca en la búsqueda de un nuevo modelo de relación entre el hombre y Dios, con acento en el individualismo, conforme a los incipientes valores de la modernidad, y diametralmente opuesta a la idea comunitaria de la religión que tenía el catolicismo medieval. De este modo, se producen los grandes movimientos religiosos reformistas en Europa, fundamentalmente: Luteranismo y Calvinismo. Europa, de este modo, se convierte en un conglomerado, hervidero más bien, de personas con creencias religiosas diferentes, muchas veces contradictorias. Para Juan Calvino se convierte en necesidad nuclear la separación de la Iglesia del Estado, y la prosperidad (económica) como signo de salvación. Max Weber, en su obra La ética protestante y el espíritu del capitalismo (1905), defiende que la exaltación del trabajo y la prosperidad económica personal como signo del beneplácito divino que promulga el calvinismo contribuyó de manera esencial a la conformación del espíritu burgués capitalista.
  6. Adelantos tecnológicos. Como consecuencia de la creencia en la razón, la ciencia y el progreso, durante este periodo de la historia se produjeron los grandes avances tecnológicos que cambiaron la faz de la tierra y de nuestra existencia para siempre. Sólo a modo de ejemplo: en el año 1592 Zacharías Hanssen, fabricante de anteojos de origen holandés, y su hijo fueron los creadores del microscopio óptico compuesto. En 1752, Benjamín Franklin demostró que los rayos pueden ser atraídos por un pararrayos (mediante una llave atada a una cometa) y su descarga conducida a tierra, evitando así los daños materiales y humanos. En el año 1714, Daniel Gabriel Fahrenheit creó el termómetro de mercurio. En el año 1712, Thomas Newcomen desarrolló la máquina de vapor atmosférica para extraer agua de las minas. En 1748, el físico escoses William Cullen descubrió que algunas reacciones químicas de gases repelían el calor de un área en particular, creando una especie de bolsa de hielo. En 1531, Miguel Servet publicó su primera obra: De Trinitatis Erroribus, donde explicaba en un apartado, de manera marginal, la corriente de circulación sanguínea pulmonar que había observado minuciosamente como doctor. En 1543, Nicolás Copérnico, en su obra De revolutionibus orbium coelestium, da a conocer su modelo heliocéntrico del universo. Todo ello, entre un largo sin fin de otros adelantos e ingenios que aún hoy, cuando giramos nuestra mirada al pasado, no siguen asombrando.
  7. Organización social. Debido a la inestabilidad política intrínseca a la estructura feudal de la Edad Media, en lanza unos nobles contra otros, el pueblo, en búsqueda de la paz y el progreso, harto de tanto baño de sangre, apoyó las monarquías autoritarias y absolutistas como medio para acabar con las guerras feudales. En 1648, con los tratados de Paz de Westfalia, como colofón a la Guerra de los treinta años en Alemania y la Guerra de los ochenta años entre España y los Países Bajos, se dio lugar al primer congreso diplomático moderno donde se pergeñó un nuevo orden mundial, construido sobre el concepto soberanía nacional, base para la fundamentación de la existencia del estado nación como modo de organización política definida por un territorio geográfico delimitado (fronteras), la ciudadanía que lo integra (población constante) y un gobierno que lo regenta (autoridad que dirige, controla y administra las instituciones), con una misma lengua, tradiciones y construmbres; y, todo ello, al margen de los preceptos divinos. De este modo el clero y la nobleza, patriarcas del Medievo, fueron paulatinamente relegados, como actores principales, de la vida social y política.
  8. Prácticas mercantiles. Durante la Baja Edad Media las prácticas mercantiles habituales como las ferias, banca, préstamos y letras de cambio tenían un ámbito de actuación continental, pero con las rutas abiertas por la navegación marítima durante el siglo XV y XVI el ámbito de actuación mercantil pasó a ser intercontinental, lo que requirió de más inversión por parte de los estados para sufragar las costosas campañas marítimas, apareciendo de este modo las finanzas públicas y, con ello, la deuda pública. En la Corona de Castilla se articularon los Juros como instrumento de deuda pública. Y con la deuda pública llegaron las quiebras y los impagos, la primera de ellas en 1557, tras la muerte de Carlos V, que solucionó su hijo, Felipe II, dándole a la máquina de hacer Juros de manera masiva e intensiva. Por todo ello, se inició una corriente de regulación mercantil para poder legislar este, cada vez mayor, entramado financiero y comercial, apareciendo los conceptos obligación contractual o responsabilidad limitada, y superando los paradigmas mentales de lucro y usura de la Edad Media por precio y beneficio. En el año 1667 se emitió en Suecia el primer código de comercio que sirvió de modelo para otros códigos de comercio, tanto en Europa como en América. En nuestro país se desarrollan las Ordenanzas de Burgos, Sevilla y Bilbao. Y toman peso las asociaciones mercantiles de comerciantes. A modo de ejemplo, en la Corona de Castilla el Consulado del Mar de Burgos fue una importante asociación mercantil dedicada a la exportación de lana de Castilla e importación de telas de Flandes, la cual estaba protegida por la Corona, lo que le garantizó el monopolio de su actividad.
  9. Segregación de la burguesía del pueblo llano. El término burgués aparece en la Baja Edad Media en Europa para definir a los habitantes de un Burgo o barrios nuevos de las ciudades. En la antigua Roma el término burgo hacía referencia a pequeñas torres o puestos fortificados, y en la Edad Media a los castillos. Es en la Baja Edad Media donde se utilizó el término burgo para referirse a los barrios formados alrededor de un mercado al lado de una iglesia o fuera de las ciudades amuralladas. Por lo tanto, no cabe duda alguna sobre el origen urbanístico de la burguesía, clase social imbricada de manera indubitada, para lo bueno y lo malo, a la existencia y desarrollo de las ciudades. En origen, la burguesía y  la plebe pertenecían a la misma clase social: el pueblo llano. La plebe vivía fuera de la población, en el campo (campesinado), donde residía la mayor parte de la población. Y la burguesía habitaba, como hemos dicho, en el burgo. ¿Qué ocurre en la Edad Moderna para que la burguesía tenga un desarrollo y notoriedad, no sólo económica, sino también social, tan importante, segregándose del pueblo llano? Básicamente, el factor determinante es la importante producción documental que se produce en la Edad Moderna, propiciada por la imprenta, de una parte, y por la naturaleza burocrática del estado, de otro lado. La burocracia no deja de ser un sistema de gestión y control ejercido por el estado, por aquel entonces el monarca, a través de expertos y doctos amanuenses en el arte de la escritura y la redacción de documentos. Asimismo, el desarrollo del estado nación trajo consigo una multiplicidad de organismos colegiados e instituciones con capacidad para actuar en nombre del monarca: audiencias, cancillerías, consejos, cámaras, juntas, corregidores, intendentes, etcétera. Aparecen así los registros económicos, protocolos notariales, reales decretos, cédulas reales, registros de cancillería, sellos, bandos y otros sistemas de comunicación pública, tales como la gaceta, entre otro muchos. Aparecen también nuevas profesiones como el escribano, equivalente hoy en día a los notarios o registradores de la propiedad. Al igual que en la actualidad, para acceder a la escribanía era necesario superar un examen de acceso y disponer de una serie de requisitos: conocimientos de redacción, someterse a un periodo de aprendizaje de dos años, y atesorar limpieza de sangre (algo parecido a no tener antecedentes penales). Una vez conseguido el cargo, la propia naturaleza de sus funciones los mantendría en una posición de privilegio en la sociedad, mediando entre pueblo y la administración política. Veamos esto con más detalle, pues es importante. Durante la Edad Moderna la mayor parte de la población era analfabeta. Por lo tanto, los profesionales que administraban el complejo entramado administrativo del estado nación ostentaban una situación de privilegio motivada por el acceso a la información que le proporcionaba su profesión. De este modo, la burguesía se convierte en intermediario del poder político, haciendo de puente entre la mayoría iletrada del pueblo llano y la minoría poderosa que gobernaba el estado. Su importancia crucial radica en ser el eslabón entre los gobernantes y los gobernados. Por lo tanto, en un primer momento son los aliados de los regímenes absolutistas en Europa y, poco después, se convierten en traidores para hacerse con el poder político. Dicho así, podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el primer M.B.O. (management by out) de la historia es la Revolución Francesa: la transferencia de la propiedad o del control de una empresa, en nuestro caso el estado nación, a un grupo de personas: directivos, mandos y empleados hoy en día, los burgueses en la Revolución Francesa. Transferencia realizada a cambio de un precio en la actualidad, o del pasó por la guillotina en la Revolución Francesa. Y, para acabar de darle una pizca de sentido irónico a todo ello, vayamos con un pasito más allá. ¿Qué profesionales son burguesas por definición? ¡Claro que sí!, arquitectos, aparejadores, abogados, libreros, escritores, economistas, administradores, todos ellos con sus respectivos gremios (organización de personas con la misma profesión donde se fijan y definen los estatutos, preceptos u ordenanzas que determinan cómo acceder y practicar la profesión), como medio para evitar la intrusión y proteger su conocimiento, su verdadera fuente de poder. Luego, queda ya muy lejano los viejos preceptos divinos de la Edad Media para ostentar el poder. ¡Con la Burguesía Dios ha muerto! Y, llegados a este punto, para ser honesto con los maestros que nos han enseñado a pensar, vuelvo a recordar a Gustavo Bueno y su materialismo gnoseológico. Aún lo recuerdo en aquella inmensa aula de la Universidad de Oviedo, llena de gente, diciendo que K. Marx se había equivocado con la creencia de que el dinero es lo que mueve el mundo, que no, que, según el profesor Bueno, lo que realmente mueve el mundo es el conocimiento. ¡Mira tú si no iba a tener razón!
  10. Concepción del ser humano y el fenómeno de la esclavitud. Posiblemente debido a la diversidad cultural que trajo consigo el descubrimiento de los nuevos mundos, autores de la talla de Thomas Hobbes, John Locke, Monstequieu o Rousseau, retomaron el concepto hombre de la filosofía griega, donde se tilda de animal social. No obstante, como suele ocurrir en la historia cuando se rasca en el detalle, hubo claros oscuros. Sólo a modo de ejemplo: el poeta y activista político Pierre-Sylvain Marechal (1750 -1803), amigo de François-Noël Babeuf, el cual es considerado el precursor del comunismo o primer comunista para algunos historiadores y líder de la conspiración de los iguales (de 1796), en la que el propio Marechal participó, presenta dos rasgos fundamentales en todas sus obras: el ateísmo acérrimo y el igualitarismo social. Ahora bien, el susodicho Perre-Sylvian Marechal, a pesar de haber escrito El manifiesto de los iguales, y defender una igualdad sin fisuras, publicó en 1801 un Proyecto de Ley conducente a prohibir que las mujeres aprendan a leer. Y no estaba solo. Joseph De Maistre o el anarquista Proudhon consideraban que la feminidad y el saber son términos excluyentes, por lo que una mujer instruida pierde sus atributos femeninos. Aunque pueda parecer mentira, Rousseau no tenía ideas muy diferentes a estas cuando afirma que entre los deberes de las mujeres están el honrar y amar a los hombres. En suma, que cuando se hablaba de igualdad, fraternidad y libertad en aquel entonces, se referían al género masculino. ¡La vida! Pero quizá lo peor de este periodo de la historia no sean estas contradicciones en cuanto al uso del género. El hecho que nos debe hacer reflexionar sobre el verdadero trasfondo de la Edad Moderna es que se trata de un periodo donde se industrializa la esclavitud. La esclavitud se convirtió en el sistema central de trabajo en las Colonias. Los esclavos, procedentes de África, se utilizaban para las labores más duras como la siembra y recolección, la construcción, minería, etcétera. Circunstancia que motivó un tráfico de esclavos muy significativo entre África y América del Norte, hasta el punto de transformarse en un lucrativo negocio en sí mismo, convirtiendo a la Royal Navy en el gendarme transoceánico, una vez derrotadas y aniquiladas las flotas contrincantes en Trafalgar, para mantener viva la ruta de los esclavos como medio de explotación de los territorios periféricos del Imperio Británico. Y dado que el bussines es el bussines resultaba necesario limpiar las conciencias, por lo que se miró a la ciencia con el objetivo de buscar argumentos que defendiesen y justificasen el racismo y la esclavitud. En opinión de Marvin Harris, toda la ciencia de la época intentó racionalizar y soportar, con base científica, los prejuicios sobre la diferenciación y jerarquización de las razas que sostenía la práctica de la esclavitud. Para muestra un botón: Voltaire, por ejemplo, sostenía que el grado de civilización menor de los negros era consecuencia directa de su reducida inteligencia. No muy lejos andaba Hume. Si Voltaire y Hume podían realizar ese tipo de afirmaciones, ¿Qué no iba a decir el resto de la comunidad científica?  Los antropólogos, dispuestos a ello, comenzaron con las mediciones cefálicas o craneometría, para estudiar los componentes innatos de la conducta. En 1825, John Gall fundó la frenología, según la cual midiendo las regiones del cráneo se puede identificar las capacidades intelectuales de la mente humana. De otro lado, Edward Long, en 1774, publicó su obra Long’s History of Jamaica, donde afirma que los negros norteamericanos son estúpidos y sin modales, llenos de vicios bestiales y acopio de todas las bajezas inherentes a la debilidad humana.  ¿Por qué esta inquina y desprecio máximo en la argumentación? Porque el dilema no era corroborar los resultados supuestamente científicos obtenidos de la antropología, puesto que todo el gremio de investigadores comulgaban, en mayor o menor medida, con la idea de que existe una desigualdad entre las razas y, por ello, la necesidad de su jerarquización. El verdadero dilema se centraba en si esa diferenciación de razas legitima o no la moral sobre la que asienta el sistema esclavista. Es importante diferenciar entre racismo y esclavismo. Por ello, había que meter mucha leña al fuego, para llevar el debate al mundo emocional (que nunca es racional ni científico), y conseguir la adhesión incondicional al sistema moral esclavista que podemos resumir en la siguiente afirmación: existe desigualdad entre razas, siendo la raza negra una raza inferior, hecho que legitima su explotación esclavista. Y esto, en absoluto es baladí, porque como quien dice, la discusión moral, disfrazada de ciencia, llega hasta nuestros días. El debate aún no se ha zanjado.

Veamos, ahora, la historia desde la perspectiva temporal de los hechos, dicho de otro modo, secuencialmente, de modo que podamos intuir y vislumbrar la lógica que propicia la maduración de las estructuras y movimientos sociales que van cristalizando durante este periodo de la historia:

  1. Siglo XVI. Finalizada la crisis de la Baja Edad Media, se produjo una revolución de los precios (término acuñado por Earl J. Hamilton en su obra de 1934: El tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650), como consecuencia de los adelantos tecnológicos, la organización social, el crecimiento de la población (y su consecuente aumento de la demanda generalizada), y la expansión europea, producto de los grandes descubrimientos. En torno al año 1500 las rutas oceánicas de comercio que los españoles y portugueses habían abierto lideraron el sistema mercantil de Europa. Esas nuevas rutas de comercio trajeron un aumento de masa monetaria en forma de metales preciosos (ora y plata, muy especialmente plata) proveniente del nuevo mundo, factor que posibilitó que en un periodo de 150 años los precios se sextuplicaran. El incremento de precios fue más agudo en nuestro país, debido a su hegemonía comercial. Como consecuencia, aumentaron los precios de las materias primas y, posiblemente, los costes laborales; y la inflación de España, en relación con el resto de países de Europa, se disparó, provocando una importante pérdida de competitividad de nuestro país dentro del entorno económico europeo. Algunos autores consideran que esa pérdida de competitividad que sufrió España, unido al abultado endeudamiento que había contraído la Corona de Castilla, de la mano de Felipe II, el cual derivó en aplazamientos y suspensiones de pagos que originaron diferentes crisis financieras, llegando a declararse la bancarrota del Estado español en el año 1575, fueron la causa de la ruina de la producción lanera de Castilla, importante motor económico y de comercio de la Corona de Castilla, frente a otros productores europeos que lo hacían a menor precio. A la luz de los hechos, parece claro que no supimos gestionar adecuadamente la ingente generación de riqueza que obtuvimos con el descubrimiento del nuevo mundo. ¿Qué nos ocurrió? que aunque los ingresos provenientes del nuevo mundo eran inconmensurables, obscenos más bien, los gastos lo eran todavía más, mucho más, fruto de la faraónicas campañas militares en las que nos embarcó Felipe II. En vez de utilizar la generación de riqueza para crear una economía productiva que elevase la prosperidad del país, se prefirió destinar los cuartos a guerrear con los vecinos. Dicho esto, y por se ecuánimes con nuestro país, también hemos de reconocer que, en este siglo, la coalición católica liderada por Juan de Austria, hijo ilegítimo de Carlos I, le paró los pies al Imperio Otomano en su afán por llegar al corazón de Europa a través del Mediterráneo occidental, en la batalla de Lepanto.
  2. Siglo XVII. Es el siglo donde se acuñan los primeros billetes monetarios en Europa. Su aparición tiene lugar en Suecia, en 1661, a través del cambista Johan Palmstruch, el cual acuñó recibos a quienes depositaban oro u otro metal precioso en su propio Banco de Estocolmo. No obstante, es Holanda quien se convierte en el centro económico del mundo y desarrolla todo tipo de productos financieros como la deuda soberana o los contratos de futuro. Esta ebullición y desarrollo económico no evitó que se produjera una crisis generalizada y global (de afectación mundial) como consecuencia de:
    1. Un descenso importante de la población por causas naturales como epidemias, cambios climatológicos agudos (Pequeña Edad de Hielo: en el año 1650 se alcanzó un mínimo histórico de -2º centígrados), conflictos bélicos, hambruna, etcétera.
    2. Minoración de la llegada de metales preciosos de américa. Esta reducción de la entrada de riqueza fue mortal para la monarquía hispánica y germana, e impulsó la hegemonía de Inglaterra, Francia y Holanda en el comercio internacional. El imperio naviero Español y Portugués feneció, y la piratería (especialmente inglesa) brotó.
  3. Siglo XVIII. El historiador francés Paul Hazard etiquetó este siglo como Crisis de la conciencia europea, producto de la secularización social generalizada que se estaba produciendo en Europa. La ruptura con los preceptos religiosos y escolásticos, tras las guerras de religión, abrió un contexto intelectual nuevo que dio lugar a:
    1.  La revolución científica. Autores como Spinoza, Leibniz, Locke o Newton afirman que el conocimiento debe ser constantemente comprobado y ratificado. Aparece el racionalismo y el empirismo, abonando el camino hacia la ciencia moderna.
    2. La Ilustración, movimiento cultura e intelectual cuyo fin era disipar las tinieblas de la ignorancia de la humanidad mediante las luces del conocimiento y la razón (Jesús Pérez Uruñuela,1810). No en vano, el siglo XVIII es referido como el Siglo de las Luces, momento en el que se asentó la fe en el progreso.
    3. La era de la revoluciones:
      1. Revolución Industrial, con el desarrollo la fuerza productiva, la tecnología y el capital, sembrando el germen del capitalismo.
      2. Revolución burguesa. Frente a la nueva burguesía dominante que ostenta el poder político y económico, comienza a aparecer su antagonista: el proletario, cuyo caldo de cultivo iba a ser el campesinado que se desplaza a la ciudad. Una descripción singular de este fenómeno lo encontramos en la obra La aldea perdida de Armando Palacio Valdés, donde narra con diversidad de adjetivos la transformación de Laviana, municipio del interior de Asturias, como consecuencia de la irrupción de la minería.
      3. Revolución política e ideológica que culmina con la Revolución Francesa. Tras los conflictos entre aristócratas y los demócratas, en la década de 1780, comienzan a describirse Constituciones (como la Constitución de los Estados Unidos, ratificada en 1789), orientadas a limitar el poder de la aristocracia política, hasta ser sustituida por los primeros estados democráticos.
    4.  El camino hacia la mundialización sigue su curso a través de las primeras guerras mundiales fruto del proceso de emancipación de las diferentes colonias europeas, especialmente de Estados Unidos e Hispanoamérica. La secesión de África y Extremo Oriente han de esperar al siglo XIX.

 

Para ir terminando, reformulemos:

  1. Se suele afirmar que la Edad Media fue una época oscura, siniestra y de involución social, pero lo cierto es que en ella se produce un importante avance del concepto ser humano, como hemos visto en el post anterior. Y, de otro lado, la historiadora y medievalista Regine Pernoud (1909 – 1998) sostiene que la mujer tuvo un lugar de privilegio durante la Edad Media. Anteriormente a la Edad Media, en Roma, las mujeres no eran sujeto de derecho, eran un mero objeto del patriarca, por lo que no podían realizar funciones administrativas: ni en la asamblea de los ciudadanos, ni en la magistratura, ni en los tribunales. Y, posteriormente al Medievo, como consecuencia del derecho romano, al que recurrieron las monarquías absolutistas del siglo XVI, que era menos propicio a la mujer que el derecho consuetudinario, de origen germánico, la posición de privilegio que alcanzó la mujer en la Edad Media involucionó. Regine Pernoud, en la introducción de su obra La mujer en el tiempo de las catedrales (1980), afirma: es indiscutible que por entonces [refiriéndose a la Edad Media] las mujeres ejercen una influencia que no pudieron tener ni las damas partidarias de La Fronda en el siglo XVII ni las severas anarquistas del siglo XIX. Esta influencia decrece notoriamente en los dos siglos que siguen, aquellos para los que reservo el término de tiempos medievales. En efecto, los siglos XIV y XV representan una edad «media» en cuyo transcurso hay un cambio de mentalidad, referido sobre todo a la situación de la mujer. Y la rueda de la Fortuna no tarda en arrastrarla a un eclipse del que vuelve a emerger en nuestro siglo XX. Con todo, lo más curioso, es que, en el propio Medievo, una filósofa, poeta y humanista llamada Chistine de Pizan (1364 – 1430) escribe su obra más conocida: La ciudad de las damas. Obra clave en la Querella de las Mujeres, movimiento académico de la Europa medieval que defiende la capacidad intelectual y el derecho de las mujeres a disfrutar libremente del acceso a la universidad y la política. Defienden que esta capacidad de acceso al conocimiento y el poder político no es una cuestión de género, sino de carácter puramente social, siendo necesario establecer y regular la diferencia y las relaciones entre ambos sexos: iguales y diferentes al tiempo.
  2. Y, de otro lado, se considera que la Edad Moderna fue la edad de la ilustración, la racionalización, el avance y el progreso. Y lo que he leído es una instrumentalización de todo y con todos, incluida la ciencia, para vestir y justificar la moral de prácticas que son realmente involutivas con respecto a la Edad Media. No sólo en el trato hacia las mujeres, si no también el asunto de la raza y el esclavismo como motor económico. Por todo ello, me atrevo a calificar la Edad Moderna como la edad de la confusión, la mezcolanza mal intencionada y el desarrollo sutil de las técnicas de la traición que conlleva en su vientre el término progreso cuando los principios y los equilibrios de poder que lo lideran no están bien ponderados.

Usted, querid@ lector, si ha sido capaz de llegar hasta estas líneas, además de mucho mérito, imagino que tendrá en este momento sentimientos y conceptos encontrados. Primero, darle la Enhorabuena, porque haber llegado hasta aquí, con este lenguaje plúmbeo que me caracteriza, requiere de un sobre esfuerzo. Y, segundo, todas sus dudas, inquietudes, preguntas y reflexiones escríbalas renglón abajo para generar debate y, por ende, conocimiento compartido.

Gracias.